martes, 20 de marzo de 2012

Si nos roban el futuro: ¡HUELGA GENERAL!


"Un  fantasma recorre Europa", así comenzaba el Manifiesto Comunista de Marx y Engelstexto de intervención política escrito en 1848 que ha pasado a la historia como una de las obras cumbre del pensamientopolítico-filosóficoPero, ¿quién es es hoy, en nuestro mundo globalizado, el fantasma, la sombra, que quiere ser y pensar la alternativa al capitalismo? La emergencia de los nuevos movimientos  sociales que se han extendido por todos los continentes desde 2011 nos da la respuesta: el pueblo, los indignados, el 99%... diferentes maneras de denominar a esas mayorías sociales a las que el capital expropia de forma permanente

   No cabe duda de que la crisis sistémica a la que nos ha arrastrado el capitalismo financiarizado, y los políticas neoliberales a su servicio, han  despertado un clamor sin precedentes: de norte a sur, y de este a oeste, la gente está perdiendo el miedo y empieza a señalar a los culpables. 
   Pero el capitalismo está lejos de sentirse tan amenazado como para tener que renegociar su supervivencia (tal y como sucedió en los años 30), antes al contrario, amenaza con quitárnoslo todo. Ciertamente, Monsiuer le Capital es consciente de que sólo puede sobrevivir a base de expropiar lo común y de hacerlo cada vez más rápido. Por eso, necesita dar por clausurado el pacto social de posguerra, y mercantilizar de una vez por todas la educación, la sanidad o la fuerza de trabajo.

Es en este contexto donde el actual  gobierno ha aprobado la Reforma Laboral más dañina, hasta la  fecha, contra los derechos de los y las trabajadoras, desmontando casi por  completo el actual sistema de relaciones laborales e instaurando el despido casi gratuito. En efecto, esta reforma, confeccionada a la  medida de la CEOE, rebaja la indemnización por despido en la mayoría de  los casos a 20 días por año trabajado en lugar de los 45 actuales, para  lo cual las  empresas solo tendrán que alegar una disminución de ingresos  durante 9 meses, y con un máximo de 24 mensualidades, frente a las que existían hasta ahora. Este abaratamiento del despido afectará del  mismo modo tanto a los nuevos contratos como a los que ya estuvieran en  vigor. Con esta reforma, los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE)  ya no necesitarán la aprobación de la Autoridad Laboral, lo que  implicará más despidos colectivos con la indemnización mínima. Además,  los convenios colectivos que sean denunciados por las empresas sólo  mantendrán su validez durante dos años; transcurrido ese tiempo, la  empresa podrá fijar las condiciones de trabajo que estime oportunas. Por  si fuera poco, los parados y paradas que reciban la prestación de  desempleo podrán ser obligados a realizar "servicios a la comunidad"  para poder cobrar dicha prestación, lo que provocará más despidos en las  administraciones públicas. 
Ante dicho ataque, apoyamos a convocatoria de Huelga General del próximo 29 de marzo y hacemos un llamamiento para participar en los piquetes ciudadanos, demostrando nuestro compromiso y solidaridad con la lucha.
La  construcción de una nueva soberanía a través del empoderamiento ciudadano y de la ruptura de fronteras para localizar en el mercado  global al nuevo poder opresor es una  tarea desde luego ingente. Y un  paso necesario es sin lugara dudas  posicionarse en contra de esta reforma  laboral de manera activa hasta  su derogación y, por tanto, unirse a la  huelga general convocada este  29 de Marzo. En este sentido instamos a  todos los colectivos y a toda  la ciudadanía, no sólo a los miembros de la comunidad universitaria (profesores y alumnos de enseñanzas  medias, trabajadores, autónomos, parados,  funcionarios, jóvenes sin  futuro, etc) a sumarse a esta jornada de  protesta y paralización de la  actividad del país.
La exigencia de una alternativa al neoliberalismo mundial que camine más allá de una "democracia" en descrédito y anquilosada por la  dinámica del capitalismo globlal para regenerarla, une a millones de  voces de diferentes países: por una parte los gobiernos de los Estados-nación europeos pierden su soberanía y por tanto su legitimidad  inscrita en democracias territorialmente demarcadas al hacerse  dependientes de las decisiones de los diferentes dispositivos empoderados del capitalismo globalizado; por otra comienza a surgir una  nueva soberanía global a través de la reflexión y la acción colectivas  que quiere reapropiarse de lo que le ha sido arrebatado y otorgarle una  nueva forma a la altura de nuestra época.  Pero el capital sigue su particular "lucha de clases por arriba", convencido de que puede doblegar a toda la humanidad para que la rueda de ratón siga girando deprisa atacando ejes como la educación, vivienda, sanidad  o el trabajo. En este caso, esta precarización extrema del mundo laboral  para el trabajador viene a profundizar en una desigualdad de base (y clase), en  este caso la que se produce entre empresario (que posee los medios de  producción y el mando sobre el trabajo) y trabajador (que sólo cuenta con su fuerza  de trabajo), una desigualdad contra la que se crearon los derechos  laborales que hoy son anulados por el actual decreto ley que impone esta  reforma laboral.
   Son muchas las escuelas filosóficas que nos han enseñado a ejercer la   crítica activa hacia el presente para mejorarlo, es un bagaje cultural   con el que todos contamos. En este sentido podemos recordar a Walter Benjamin, inscrito en la Escuela de Frankfurt, judío huido del totalitarismo nazi y crítico feroz del capitalismo de su época, cuando  teorizaba acerca delsupuesto progreso de nuestras sociedades levantado siempre  sobre los desfavorecidos, las víctimas, las ruinas de nuestra   civilización. No dejemos pues que la maquinaria del capitalismo siga   avanzando de este modo, no permitamos que hagan de nosotros las nuevas   víctimas. Somos el 99%.
   
Sólo una movilización prolongada y creciente podrá hacer frente a la envergadura de estos ataques. No es momento de pesimismos, ni de resignación. ÚNETE A LOS PIQUETES CIUDADANOS EL 29 DE MARZO ¡LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada